Cuando empecé el año, puedo decir que no lo hice con muy buen pie, ya que entraba en el 2019 con fascitis plantar en el pie derecho, lesión que no me permitía salir a correr. Esto hizo que retomara la bici de montaña, que la tenía un poco abandonada y me propuse como objetivo anual, llegar a hacer unos 3000 km. Esta cifra casi duplica el total de kilómetros que había realizado en 2014, año en el que más salidas hice con bici de montaña y de carretera.


Los primeros meses, con el horario del trabajo y que se hacía de noche bastante pronto, entre semana solo podía salir a hacer unos 10 o 15 kilómetros y en el finde aprovechaba para hacer salidas un poco más largas. Este ritmo me vino muy bien para ir cogiendo forma poco a poco e ir haciéndome el culo, que si ya molesta cuando no coges la bici en una semana, imaginaos casi dos meses.

Aun así, en marzo hasta me animé a cambiar de bici y pasarme al carbono ^^.

Estableciendo los objetivos

A medida que alargaban los días junto con el cambio de hora y que mi condición física iba mejorando algo, el número de kilómetros en las salidas también aumentaba. Esto me hizo llegar a marcarme el objetivo de intentar hacer al menos 100 km semanales. Estando en Abril, me puse a hacer cuentas y dejando algunas semanas en blanco, o con menos kilometraje (porque ya sabía yo que en verano iba a bajar el ritmo), consideré que 3000 kilómetros como objetivo anual podría ser una buena meta.

Iban pasando las semanas y los kilómetros se iban acumulando a un ritmo más elevado de lo que me esperaba, yendo siempre por encima de los km estimados para la fecha. Esta información me la proporciona Strava, que al añadir tu objetivo anual te hace el cálculo de los km diarios que debes recorrer y te indica si vas por encima o por debajo de lo estimado.

Tan por encima de lo estimado iba el contador de kilómetros, que el pasado 7 de Septiembre superé mi objetivo. Ahora ya podría dejar de salir en bici en lo que resta de año xD, pero no va a ser así…

Alcanzando el objetivo anual

Cuando salí el día 7 de Septiembre, no tenía presente que me faltaban menos de 10 km para alcanzar los 3000 km y tenía pensado ir a visitar un vértice geodésico que hay a una hora de casa y así continuar con el reto. Me levanté un poco desganado y se me terminaron de quitar las ganas cuando recordé que es época de caza y no me gusta mucho ir en fin de semana por caminos que cruzan cotos, por evitar algún susto. Así que mi dirección fue hacía el Torreón de Albolote para hacer algunas veredas.

Subí por la zona de los Caballitos del Rey hasta la Moleona para entrar ya en las veredas que recorren toda la zona del Torreón y la Ermita de los Tres Juanes. Cuando llegué cerca del Torreón me desvié para salir a la carretera que baja de la ermita y ya retomé el camino a casa. Salieron unos 22 kilómetros con los que conseguí lograr mi objetivo anual a falta de tres meses para terminar el año.

Como he alcanzado mi meta tan pronto, he aumentado mi objetivo para intentar llegar a hacer 4500 km este año. Espero conseguirlo a pesar de que cada vez tengo menos luz entre semana por las tardes. Os mantendré informados.

Espero que os haya gustado esta entrada y que me sigáis a través del blog o de mis redes sociales!!

Please Share: